6.5.10

Nick Calaveras: Los secretos del chef


En julio próximo, podremos degustar La Receta, el primer disco del productor Nick Calaveras. La placa promete ser una delicatessen hip-hop, preparada por manos expertas en la mixtura de sabores e ingredientes para seducir al paladar.

“Yo no llegué a la música, la música llegó a mí cuando chico”, afirma Nick Calaveras. Su biografía le da la razón. Hijo del actor Ángel Melloni, el productor creció con Illapu como amigos de la familia y la salsoteca El Tucán como negocio paterno, del que hizo uso para organizar fiestas de rap cuando apenas tenía 13 años. Era el Santiago de 1996, pre Tiro de Gracia, con la escena hip-hop santiaguina reunida cada sábado en Mapocho y flyers fotocopiados en hojas de oficio, dobladas la mayor cantidad de veces posible. Uno que otro fin de semana, el local quedaba cerrado, así que los clásicos de Rubén Blades y Willie Colón daban paso a Cypress Hill, Wu-Tang Clan, Rakim y N.W.A. en veladas underground de alta convocatoria, gracias al dato entre amigos.

Esas noches serían sólo el comienzo de una vorágine de historias que, en julio próximo, desembocarán en La Receta, primer largaduración en solitario de este beatmaker. Una placa que promete ser la culminación de un recorrido único e irrepetible, que ha incluido paradas con Florcita Motuda como profesor de guitarra, un grupo de colegio llamado Funk Club y Fatlip de The Pharcyde. “El 2001 me instalé en Miami, por asuntos personales, y ahí lo conocí. Fui a una tocata suya y el tipo estaba curadísimo, dando jugo, meó la cabina del DJ y lo querían echar. Pedía que no lo sacaran y terminó limpiando todo con una polera. Intercambiamos datos y me llamaron para producir algunos temas en Los Angeles. Yo nunca había estado allá y, viniendo de la escuela gangsta, fue como salir del colegio. Estuve dos semanas en las que, literalmente, dormía en el estudio. Hicimos un disco entero que finalmente nunca salió”, cuenta.

La estadía en Estados Unidos no lo mantuvo alejado de nuestro país. Vía Soulseek, Nick Calaveras conoció a Prospegto Arkano y Dadalú, el germen de Colectivo Etéreo, con quienes tocó en una de sus visitas a Santiago. Vivir en la cuna del hip-hop también le sirvió para darse cuenta de que, además del computador, los samplers y sintetizadores también eran sus aliados. Allá conoció al DJ Manuvers y estableció lazos en Counterflow Recordings que lo llevaron a editar canciones en Japón, nada mal para un productor al que todavía le faltaba lanzar su primer LP personal. De paso, estuvo involucrado en la venida de Fatlip en 2006, evento que lo tuvo varios meses en la capital, viviendo junto al fallecido Geoslide y DJ Pharuk.

El regreso definitivo de Melloni estuvo marcado por una convicción inamovible. “El primer nicho que me interesa es Chile. Acá encuentro elementos que en el resto del mundo se han perdido. El rap en general se ha convertido en algo tan netalemente comercial y sin espíritu, que yo me veo más reflejado en la escena de acá, aunque sea precaria y todos anden en micro, porque todavía existe el freestyle en la esquina y allá todo se trata de cadenas de oro y andar en BMW, que no es mi realidad”, explica. De regreso en tierra natal, perdió todos sus equipos luego de ser asaltado y tuvo que resetear su producción, recuperando algunas grabaciones en manos de amigos y resignándose a la pérdida definitiva de otras.

Apenas adquirió nueva indumentaria, se lanzó de lleno a tocar junto a Anzestro y Elefante Mecánico, además de realizar talleres de beats para niños en riesgo social. La dinámica de estar siempre en tránsito, conociendo gente y compartiendo experiencias le pagó en oro con tres fieles compañeros de aventura: DJ Vaskular, Leandro Muñoz de Leche y Roberto Cristi (encargado del arte), quienes han estado detrás de Calaveras en la preparación de La Receta. El álbum también incluirá las participaciones de Juan Sativo, Tea Time, Seo2, Sonido Ácido, Vitami, Rulo, Quique Neira, Roberto Márquez de Illapu, James Manuel de Zonora Point, Anzestro, Ceaese y Bufalo Dit, entre otros. “Cuando tú haces comida, tienes un montón de ingredientes. La combinación armónica de todos, más el hacerlo bien durante el proceso, es lo que da algo rico. Cada una de estas canciones y estas personas es un componente que, por sí solo, es exquisito. La mezcla de todo esto es lo que hizo el plato, que es el álbum; el chef soy yo y la receta es lo que le estoy entregando a la gente”, plantea.

La lista de invitados al disco ratifica el espíritu ecléctico y respetuoso hacia todo el espectro sonoro que promueve el beatmaker. “Cuando logras ver la foto grande, te das cuenta de que no existen tantas divisiones en la música, a mí me parece que sólo hay dos: buena y mala. Yo tengo que encontrar samples en otros estilos y manejaba la opción de meterme a buscar pedazos nomás o apreciar el valor artístico original. Es un reciclaje sónico. Lo mejor para mí era disfrutarlo. La primera escuela por la que pasé, para aprender a tocar guitarra, fue Jimmy Page, imagínate. Mi ensalada tiene muchos vegetales”, declara. El cover de ‘La Conquistada’ de Los Jaivas que incluirá en el venidero trabajo avala su discurso, como también la ideología que inspira su actuar. “El punk me enseñó que lo importante es el resultado, no el proceso. Este momento y esta energía deben quedar registrados ahora ya”.

2 comentarios:

  1. buenísima la entrevista ,vamos nico que esa receta va dar varios frutos :D

    ResponderEliminar
  2. Bien Nico, espero atento la salida del disco, para degustar la mano de chef.....

    khain74

    ResponderEliminar